Uso del desfibrilador en la piscina

Vamos a la piscina con la idea de disfrutar pero ¿qué ocurre si se presenta un caso de ahogamiento o un paro cardíaco de improviso? El verano es tiempo de vacaciones pero incluso en esta temporada la muerte súbita no descansa. Los ataques al corazón están a la orden del día, entre otras cosas, debido a los excesos en los que incurrimos las personas. Muchos se olvidan de la alimentación saludable e incrementan la ingesta de alcohol a cualquier hora.

Si ocurre un paro cardíaco repentino en la piscina o causado por un ahogamiento, es importante actuar rápidamente y llamar al 112. Debe moverse a la persona al costado de la piscina y se debe iniciar la RCP de inmediato. Si se dispone de un desfibrilador externo automático (DEA), debe utilizarse lo antes posible ya que cada segundo cuenta. También es importante alertar a los socorristas y demás personal de turno para ayudar con la situación.

Primeros auxilios en la piscina

Supongamos que estás disfrutando de un día soleado en la piscina y de pronto se presenta una situación de emergencia que precisa el uso del desfibrilador.

Leer también:  Escogiendo el mejor armario vitrina para desfibrilador

Si el área circundante se llena de curiosos, esto podría limitar la cantidad de aire que llega al afectado y entorpecer las labores de RCP. También existe la posibilidad de que salgan lastimados durante la descarga si están mojados. Entonces, hay que mantener despejada el área o bien llevar al sujeto de forma rápida hacia otro lugar que asegure una mejor atención.

RCP en ahogados

La RCP (reanimación cardiopulmonar) se usa a menudo para intentar revivir a una persona ahogada. La RCP consiste en compresiones torácicas y respiraciones de rescate, y está diseñada para hacer circular sangre oxigenada al corazón y al cerebro.

El corazón de una persona ahogada puede seguir latiendo hasta que el cerebro deje de recibir oxígeno. Es importante comenzar la RCP lo antes posible después de un incidente de ahogamiento, ya que las posibilidades de reanimación exitosa disminuyen con cada minuto que pasa.

La maniobra de Heimlich no se recomienda para tratar el ahogamiento. Esta técnica está diseñada para situaciones de asfixia por obstrucción de la vía aérea con un objeto sólido, como un trozo de comida. En casos de ahogamiento, el problema principal es la falta de oxígeno debido a la inmersión en agua, no la obstrucción por un objeto. Por lo tanto, es fundamental enfocarse en restaurar la respiración y la circulación mediante la reanimación cardiopulmonar (RCP).

Una vez que el cerebro no recibe suficiente oxígeno, la persona entra en parada cardíaca, que puede ser potencialmente fatal si no se trata de inmediato. En este caso, resulta indispensable contar con un desfibrilador automático o semiautomático. Básicamente, es la única respuesta eficaz que recibirán las víctimas en caso de parada respiratoria o muerte súbita.

Leer también:  Desfibriladores DESA en el Transporte público

Usar el desfibrilador en un entorno de piscina

Una vez que disponemos de un desfibrilador, hay que actuar lo más rápido posible. Si la persona está mojada ayuda a secarla y comprueba que se trata de una parada cardíaca. Acuesta al individuo sobre el suelo. Verifica bien que la superficie esté seca. ¿Por qué? El agua conduce la corriente eléctrica de modo que una descarga del desfibrilador podría afectar a las personas de alrededor, especialmente a él mismo.

Ahora, debes proceder a dejar su pecho descubierto en caso de que no lo tenga. Enciende el desfibrilador y coloca los parches de los electrodos siguiendo las instrucciones. Una vez allí, es momento de que el aparato haga el análisis necesario para determinar el estado de la víctima.

Si así lo requiere, sin tocar a la persona, deja que el artefacto haga una descarga eléctrica. Tras seguir este paso, observa cómo es su desempeño y espera a que los especialistas lo busquen para que reciba atención médica y se haga todos los análisis correspondientes. Contar con un desfibrilador salvará su vida, ya que una ambulancia tarda mucho en llegar y reduciría la tasa de supervivencia.

Leer también:  Desfibriladores en colegios: promoviendo un entorno cardioprotegido

Ventajas de contar con desfibriladores en las piscinas

Ya sabes cómo usar el desfibrilador en este espacio cardioprotegido. Así pues, es importante conocer sus ventajas por completo. Contar con el aprendizaje refuerza tu formación e influye en el desempeño profesional que tengas.

  • Optimiza las condiciones de salud en el espacio cardioprotegido.
  • Genera una sensación de seguridad mayor.
  • Promueve un servicio de salud integral.
  • Sitúa a la piscina como un espacio de rescate cardíaco.
  • Evita riesgos a la persona que lo utiliza.
  • Es un equipo de fácil manejo, solo debes seguir las instrucciones proporcionadas.
  • Brinda asistencia médica en tiempo real.
  • Está amparado por la normativa legal vigente a la fecha.

RCP Coach, expertos en cardioprotección de espacios

Suma tu piscina a los espacios cardioprotegidos y ayuda a salvar vidas. Tenemos amplia experiencia en la instalación de desfibriladores DEA y DESA en espacios públicos destinados a crear espacios de cardioprotección.

Si quieres una solución integral para crear un entorno cardioprotegido en tu piscina y contribuir a la seguridad y bienestar de tus visitantes tenemos para ti un pack de cardioprotección completo con el desfibrilador Samaritan PAD 350P. Contáctanos ya mismo para que adquieras toda la información que necesitas para disfrutar de los beneficios de una piscina cardioprotegida.

Leer también:  Desfibrilador: ¿Qué es, Cómo funciona y para qué sirve?

1 comentario en “Uso del desfibrilador en la piscina”

Los comentarios están cerrados.

Carrito de compra
Scroll al inicio