DESFIBRILADOR SAMARITAN 350P

El desfibrilador Samaritan 350P se trata de un desfibrilador semiautomáticode uso sencillo y que se puede aplicar tanto en personas adultas como en niños y en prácticamente cualquier situación de uso público por personal no especializado.

Se trata de un dispositivo semiautomático que realiza una descarga de onda bifásica y que es capaz de adaptarse al ritmo de cada paciente gracias a su avanzada tecnología. El desfibrilador puede analizar el ritmo del paciente e indicar las acciones necesarias para restaurar su ritmo cardíaco normal.

El desfibrilador incluye el sistema Pad-Pak en el que la batería y los electrodos se encuentran en conjunto en un cartucho desechable, lo que permite solo estar pendiente de una fecha de caducidad para todos los elementos y así solo tener que reemplazar una vez. Además, el propio desfibrilador realiza comprobaciones automáticas e indica a través de luces led el estado de las piezas. Permite un uso aproximado de 60 descargas.

Existe también la posibilidad de utilizarlo mediante un Pak pediátrico que permite su uso en niños con un peso menor a 25 kgs. Además, dispone de un puerto USB que permite conectar el desfibrilador a un PC.

COMO FUNCIONA

El desfibrilador incluye los electrodos Padz II desechables que traen indicaciones para su colocación. Una vez colocados, a través de su medición en tiempo real, el desfibrilador dará instrucciones mediante voz y mediante luces sobre los pasos a seguir en la RCP y guiará a través de pitidos sobre el ritmo necesario a seguir.

VENTAJAS

Baterías fácilmente reemplazables

Utilización sencilla

Electrodos que facilitan su colocación

¿Tiene dudas sobre la compra del desfibrilador externo semi-automático o automático?

En Desalife te ofrecemos una amplia gama de desfibriladores que se adaptan a tus necesidades. Si estás interesado en conocer más sobre nuestros productos, nuestras formaciones o cualquier información relacionada, no dudes en contactar con nosotros. Te esperamos.

El índice de salvación en España tras una parada cardiorespiratoria se sitúa en el 4%, mientras que en otros países alcanzan el 50%.

El plazo para salvar una vida es de entre 4 y 5 minutos. Cada uno de ellos, supone un 10% menos de posibilidades de supervivencia.

Menú