PHILIPS HEARTSTART HS1

El desfibrilador semiautomático Philips HS1 permite un uso sencillo de un desfibrilador para facilitar su utilización en el entorno público tanto en adultos como en niños. Gracias a su guía mediante voz y su sistema de control a través de sensores inteligentes, permite a los usuarios su uso paso a paso sin permitir que se salten fases durante el proceso de reanimación. Su tamaño compacto permite su transporte con facilidad.

A través de un sistema guiado por voz, el asistente podrá utilizarlo de manera sencilla. Tendrá que conectar los electrodos y gracias al análisis SMART de ritmo cardíaco y el sistema de descarga Biphasic SMART, tan sólo tendrá que seguir los pasos que irá marcando el dispositivo para proceder a la reanimación de la víctima, incluyendo incluso una guía para la realización de la RCP e incluso incluye la posibilidad de un metrónomo que marque el ritmo necesario para la realización de la maniobra.

COMO FUNCIONA

Para activarlo, deberá tirar del asa verde del cartucho y quitar la cubierta de protección y se activará el altavoz que le indicará las instrucciones. Durante su uso, dispondrás de un botón con el que realizar las descargas y una luz de precaución que indicará cuando está analizando el ritmo cardíaco de la víctima.

VENTAJAS

Uso tanto en adultos como en niños y lactantes

Tamaño compacto (1,5 kgs) que permite su transporte fácilmente

Tecnología SMART que analiza continuamente a la víctima y le guiará paso a paso, incluso repitiendo las instrucciones.

Batería de larga duración, durante 4-5 años y 200 descargas

¿Tiene dudas sobre la compra del desfibrilador externo semi-automático o automático?

En Desalife te ofrecemos una amplia gama de desfibriladores que se adaptan a tus necesidades. Si estás interesado en conocer más sobre nuestros productos, nuestras formaciones o cualquier información relacionada, no dudes en contactar con nosotros. Te esperamos.

El índice de salvación en España tras una parada cardiorespiratoria se sitúa en el 4%, mientras que en otros países alcanzan el 50%.

El plazo para salvar una vida es de entre 4 y 5 minutos. Cada uno de ellos, supone un 10% menos de posibilidades de supervivencia.

Menú