Cardioprotección

El Soporte Vital (SV) se refiere al conjunto de técnicas y tratamientos de emergencia llevadas a cabo para mantener las funciones vitales de un paciente en situación de riesgo inminente para su vida.

Cuando órganos o funciones vitales del cuerpo dejan de funcionar, los procedimientos médicos especiales conocidos como Soporte Vital pueden mantener al paciente con vida hasta que su cuerpo esté listo para asumir nuevamente el control.

Tipos de Soporte Vital

El Soporte Vital se clasifica en dos tipos: Soporte Vital Básico (SVB) y Soporte Vital Avanzado (SVA). Médicos y personal sanitario son los encargados de realizar estos procedimientos básicos y avanzados. Sin embargo, para evitar un desenlace con consecuencias fatales, en muchas ocasiones el Soporte Vital Básico deberá ser proporcionado por familiares o testigos in situ con el fin de mantener con vida a la persona afectada de una parada cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios sanitarios de emergencia. Por ello, la aplicación precoz y efectiva de técnicas básicas de Soporte Vital como la realización de la Reanimación Cardiopulmonar (RCP) en una persona que ha dejado de respirar, puede significar que ésta llegue a duplicar o triplicar sus posibilidades de supervivencia.

Qué es el Soporte Vital Básico (SVB)

Soporte Vital Básico (SVB) son las medidas que pondremos en marcha ante una parada cardiorrespiratoria (PCR) o ante otras situaciones de emergencia, que de no ser tratadas rápidamente podrían desencadenarla: infarto, hipoxia cerebral, atragantamiento con pérdida de conciencia, traumatismo, intoxicación, reacción alérgica, hemorragia, asfixia…

Las actuaciones a realizar por el rescatista comienzan por activar la denominada “Cadena de Supervivencia”, la cual pasa por identificar la situación de parada cardiorrespiratoria en una víctima, activar inmediatamente el sistema de respuesta de emergencias dando aviso al 112 o un número similar y seguidamente comenzar a realizar las maniobras de RCP temprana (ver nuestra guía de Soporte Vital Básico). Otros tipos de Soporte Vital Básico incluyen proporcionar respiración en caso de asfixia (mediante la maniobra de Heimlich por ejemplo), parar una hemorragia, aplicar los Primeros Auxilios y si se dispone de uno cercano, hacer uso de un desfibrilador externo.

Para realizar las técnicas de SVB no se requieren equipos médicos, maniobras invasivas ni fármaco alguno, sólo las manos y seguir las instrucciones dadas por el personal sanitario con el que deberemos establecer comunicación telefónica. No obstante, durante la actuación de salvamento es factible el empleo de otros medios materiales como bien pueden ser los dispositivos de barrera, esto es, aquellos accesorios destinados a evitar el contagio por contacto directo del interviniente con la boca y nariz del paciente (como por ejemplo el uso de mascarillas de reanimación RCP con válvula antirreflujo y filtro) así como la aplicación precoz de descargas eléctricas por medio de un desfibrilador externo automático DEA/DESA.

Reanimación Cardiopulmonar (RCP)

La Reanimación Cardiopulmonar (RCP) es el conjunto de maniobras realizadas de forma secuencial y ordenada para revertir el estado de parada cardiorespiratoria, sustituyendo e intentando restablecer la circulación y ventilación espontáneas del paciente para aumentar las posibilidades de recuperación de las funciones cerebrales superiores.

  • RCP básica: es una medida básica de Primeros Auxilios para salvar la vida de una persona que ha dejado de respirar por causa de un paro cardíaco, ahogamiento o asfixia, y disminuir las secuelas o daños irreversibles. Cualquier persona puede realizar las maniobras de una RCP básica y no se tiene que utilizar ningún material o equipo médico necesariamente. En efecto, el objetivo de las maniobras de RCP Básica es sustituir las funciones circulatoria y respiratoria para mantener la oxigenación mínima del cerebro y otros órganos vitales hasta la resucitación o la llegada de las ayudas médicos. Por este motivo es aconsejable que toda la población tenga los conocimientos necesarios para realizar las maniobras de la RCP básica (ver Qué es y cómo se hace el RCP).
  • RCP avanzada: llevada a cabo por personal sanitario, en esta práctica se incluyen las medidas para el tratamiento definitivo de la parada cardiorrespiratoria con el objetivo de restablecer la circulación y respiración espontáneas. A diferencia de la RCP básica, la RCP avanzada requiere medios técnicos adecuados, farmacología médica y personal cualificado y entrenado. Con todo, debemos recalcar que la RCP avanzada tiene un mejor pronóstico si la RCP básica previa ha sido eficaz.

Desfibrilación precoz

Los desfibriladores DEA/DESA son aparatos automatizados con la capacidad de suministrar descargas eléctricas sobre la pared torácica para restaurar el ritmo cardíaco normal. Estos dispositivos pueden emplearse en el caso de un evento cardíaco como un ataque cardíaco o una arritmia sobrevenida en un espacio ajeno al medio sanitario como la calle, un centro de trabajo o incluso en la propia casa. Debido precisamente a la alta incidencia de casos, más de 50.000 al año en España, cada vez es más requerida la presencia de estos aparatos en espacios públicos y privados, los cuales pueden ser la llave para salvar la vida de aquellas personas que se han visto afectadas por un paro cardíaco repentino. Su manejo es tan sencillo que incluso los testigos no capacitados pueden usarlos con plenas garantías en caso de emergencia al contar la gran mayoría de estos aparatos con un software con instrucciones audiosonoras y las instrucciones proporcionadas por el personal médico al cual se deberá dar aviso inmediato (ver Primeros auxilios : ¿Cómo se usa un desfibrilador automático o semiautomático externo?)

La desfibrilación eléctrica es un factor determinante en la cadena de supervivencia tras un ataque cardiorrespiratorio repentino. Por este motivo, es importante recalcar la necesidad de disponer de un desfibrilador externo fácilmente accesible en aquellos ámbitos, tanto públicos como privados, donde existe mayor posibilidad de ocurrir una PCR.

Soporte Vital Avanzado (SVA)

El Soporte Vital Avanzado (SVA) es la atención médica proporcionada por profesionales sanitarios que disponen del instrumental necesario y están capacitados para evaluar la situación del paciente, administrar medicamentos y proporcionar desfibrilación manual. Un adecuado SVA debe venir precedido de un Soporte Vital Básico (SVB) eficaz.

El SVA precoz extiende y optimiza el Soporte Vital Básico para apoyar la circulación, proporcionar una vía aérea abierta y respiración adecuadas, y garantizar la estabilidad hemodinámica antes y durante el transporte hasta el hospital o ya dentro de las instalaciones médicas. Conseguir una vía intravenosa para la administración de fármacos y fluidos forma parte de los cuidados de SVA, así como diagnosticar y tratar las causas desencadenantes de la PCR.

Cursos de Soporte vital básico y uso de desfibrilador DESA

En Coach RCP Formación impartimos cursos de formación sanitaria a fin de facilitar la integración de todos aquellos agentes, operadores y personas implicados en la cadena de supervivencia. Con ello es posible el impulso de estrategias dirigidas al RCP en un espacio cardioprotegido.

 

espacio cardioprotegido

 

Nuestro curso de Soporte Vital Básico y DESA para primeros intervinientes y nuestro curso de Reanimación Cardiopulmonar y Soporte Vital avanzado para médicos y enfermeros están  avalados y homologados por EL PLAN NACIONAL DE RCP y la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) que a su vez, se ampara en las recomendaciones del European Resuscitation Council (ERC).

Conocido esto… ¿a qué estás esperando?Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros.

Menú